franquicia

10 beneficios de andar en bicicleta

La práctica de muy pocas actividades como el ciclismo tiene tantos beneficios para la salud, el medio ambiente y la economía. 

Andar en bicicleta puede ayudar a mejorar tu calidad de vida, a ejercitar la mayoría de tus músculos y generar importantes aportes al cuidado del planeta, entre muchas cosas más que a continuación te las voy a mencionar en detalle para que puedas ver la magnitud de todos los beneficios que puede darte andar en bici:

 

·Oxigena el cerebro y evita el estrés

Andar en bicicleta facilita la oxigenación del cerebro y la creación de sustancias beneficiosas para nuestro organismo, unidas al gran poder de desconexión de la rutina lo que ayuda a combatir el estrés y a mejorar el estado de ánimo, evita la tristeza e incluso la depresión.

Las hormonas que están implicadas a la hora de salir a pedalear son las endorfinas que inducen la sensación de felicidad, la dopamina que genera la sensación de placer y la serotonina, facilitadora del sueño.  

 

·Tonifica los músculos y fortalece la espalda

Los cuádriceps e isquiotibiales se tonifican de forma rápida ya que es la musculatura que más se trabaja cuando pedaleamos. Los gemelos y el glúteo mayor también se fortalecen, aunque en menor medida.

La espalda es otro de los puntos en el cuerpo que se logran fortalecer bastante, ya que la inclinación de nuestro cuerpo hacia el manubrio favorece a que los músculos de la zona lumbar se tensen y se refuercen, estabilizando el tronco y protegiendo la columna vertebral de vibraciones y golpes. Esto de forma indirecta reduce los dolores de espalda generados por el sedentarismo, así como la posibilidad de aparición de hernias. 

 

·Reduce el riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares

Usar la bici regularmente eleva el umbral aeróbico y anaeróbico, lo que hace que el corazón bombee sangre con mucha más fuerza para facilitar la llegada de oxígeno a todo el organismo, flexibilizando de forma indirecta los vasos sanguíneos. 

Gracias a todo esto, fortalecemos el sistema circulatorio, el corazón y conseguimos que descienda la frecuencia cardíaca en reposo. En consecuencia nos hace más eficientes ante cualquier actividad cotidiana!

·Fortalece el sistema inmunológico

Cuando hacemos esta actividad nuestro cuerpo produce fagocitos (células inmunológicas) que atacan las bacterias infecciosas que entran a nuestro organismo disminuyendo la probabilidad de caer enfermo. 

También nos ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre adecuados, ya que al mejorar el flujo sanguíneo se disminuye hasta un 20% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

Un estudio realizado por la Universidad de Birmingham afirma que el ciclismo puede ralentizar los efectos del envejecimiento y rejuvenecer el sistema inmunitario.

La clave está en el timo, el sistema linfoide primario encargado del sistema inmunitario. El timo produce células inmunes llamadas células T, cuya producción disminuye a partir de los 20 años. Sin embargo, los investigadores descubrieron que los timos de ciclistas mayores generaban tantas células T como las de los jóvenes.

 

·Contribuye a la quema de calorías y a la prevención de la obesidad

Andar a un ritmo tranquilo en bicicleta durante 30 minutos genera que se quemen más de 100 calorías, lo que hace que sea una actividad excelente para controlar el peso corporal. Por lo tanto, salir a rodar es una opción excelente para la prevención de la obesidad y enfermedades relacionadas con el sobre preso, la diabetes y la hipertensión. 

 

·Refuerza las rodillas 

Pedalear es bueno para los músculos de las piernas, pero también lo es para las rodillas.

Estas articulaciones, a medida que nos vamos haciendo mayores, van deteriorándose y debilitándose, lo que genera desgaste en los cartílagos y eso no sólo genera molestias sino que acelera otros problemas como la artrosis. 

Sin embargo, pedalear no castiga estas articulaciones, todo lo contrario, ¡Las protege! Los músculos de las rodillas se desarrollan con esta actividad, implicando una mayor protección en estas articulaciones.

Además, al recaer la mayor parte del peso del cuerpo en el asiento, las rodillas no sufren, evitando que los cartílagos se desgasten de forma brusca. Gran parte esto, se debe a que es una actividad de muy bajo  impacto.

·Reduce la probabilidad de tener cáncer y diabetes

Múltiples estudios demostraron que andar en bici es tan saludable y positivo para el organismo, que reduce la probabilidad de padecer enfermedades como el cáncer y la diabetes.

El sistema inmunológico se potencia de tal forma, que los fagocitos creados son capaces de eliminar células cancerígenas que vayan surgiendo en el cuerpo.

Obviamente, no es un remedio infalible, pero cualquier ayuda es buena para evitarlas!

 

·Ayuda a cuidar el medio ambiente

Los que le dan un uso regular a las bicicletas para ir a trabajar o movilizarse por los centros urbanos contribuyen a que se generen menos emisiones contaminantes de CO² en comparación con los autos, colectivos o camiones.

La bici es el medio de transporte más ecológico que se puede utilizar, tené en cuenta que cada 3 kilómetros en este transporte se ahorra 1 kilo de CO²!

·Disminuye el colesterol

Una de las maneras de eliminar el colesterol “malo”, conocido como LDL es haciendo actividad física, más precisamente saliendo a andar en bicicleta.

Se calcula que con una hora de bicicleta se queman unas 500 calorías, la mayor parte de ellas en forma de grasas, con lo que el colesterol LDL se reduce exponencialmente, pero esto no es lo único positivo de pedalear porque el colesterol HDL (el bueno) debido a este consumo de calorías también aumenta generando que los vasos sanguíneos ganen flexibilidad durante la actividad.

 

·Evita la celulitis

En cuanto a cuestiones más estéticas, hacer bicicleta a diferencia de otras actividades evita que aparezca la celulitis. Esto se debe a la tonificación de la musculatura de las piernas, junto a la acción de masaje sobre nuestra piel que es provocada por el pedaleo, esto moviliza activamente el agua y toxinas del organismo impidiendo la acumulación de grasas, ya que estas se queman al producir energía. 

Lo ideal para evitar la piel de naranja es que acompañes el ejercicio con una alimentación adecuada, rica en frutas y verduras, y sobre todo, bebiendo al menos 2 litros de agua al día.


Si querés asesorarte sobre los diferentes modelos de bicicletas o sumar accesorios a tus salidas en bici, contactanos.